Global Game Jam

Global Game Jam es una gamejam donde se realiza un videojuego en un fin de semana, reuniendo a músicos, artistas y programadores en un mismo lugar para que 48 horas después tengan sus videojuegos, nuevos amigos y mucha azúcar y cafeína en vena. Tuve el placer de participar en la sede de Granada, que se subdividió  en dos centros: Estudio Nemo y Artebit.

La aventura comenzaba el viernes pasado a las cuatro de la tarde, los participantes se algopaban delante de la puerta de Estudios Nemo con los nervios a flor de piel por ver quienes eran sus compañeros de batalla. En esa misma situación estaban África(Diseñadora del juego) y Elena(Artista gráfica) mis nuevas camaradas, así que las adopté y las uní a mi grupo en el que ya estaban Adrián(Programador Junior) y Óscar(Compositor musical).

Cuando el clima se iba relajando con el aumento de las bromas entre los nuevos integrantes de los grupos, nos reprodujeron un vídeo sobre la Global Game Jam, donde entre sponsor y sponsor los organizadores nos daban consejos sobre como afrontar el desafío que ibamos a afrontar ese fin de semana entre los que destacan:

  • Corta las alas de la creatividad: no puedes hacer un juego multijugador en línea en 48 horas, piensa en pequeño y una vez lo hayas hecho añade más cosas.
  • Comunícate: habla con tus compañeros sobre lo que quieren hacer, o lo que has entendido que quieren hacer.
  • Duerme: aunque sean 48 horas tu cuerpo tiene sus necesidades y puede darse el caso de que el problema que tienes lo resuelvas después de una buena siesta.

Tras ello el momento más esperado: el anuncio del tema. Este año “Waves” que podemos traducir al español como “ondas” o “saludos”. Rápidamente los grupos se autoasignaron las mesas y comenzaron a llover las ideas, casi todas relacionadas con las ondas en el agua.

Mi grupo, al tener el sensor de los ojos tuvimos que hacer un esfuerzo mental por integrar la jugabilidad que proporcionaba al tema y terminamos por las ondas telequinéticas. Fue una estresante pero divertida experiencia, tener que mirar la documentación por encima por cuestiones de tiempo para obtener lo que queríamos.

48 horas más tarde y a una hora de entregar, en el momento de sacar el ejecutable no funcionaba el sensor de los ojos con el ejecutable, ni aún siguiendo los tutoriales de Internet, así que rápidamente y a contra reloj emulamos el sensor con el ratón. Pero lo conseguimos, entregamos a tiempo.

Si es verdad que después de nosotros entregar se amplió el plazo en una hora porque los servidores de la Global Game Jam no paraban de caer ante la avalancha de juegos que se estaban subiendo.  Pero lo habíamos logrado.

Aunque fuese una forma de quedarse calva en 48 horas con la documentación arriba y abajo, le había cogido cariño al sensor de ojos, por lo que le pedí a Alfonso y Lorena si me lo podía quedar para continuar el desarrollo del videojuego. ¡Y sonó la flauta! Tobii es míiiiioooo….

A última hora de la tarde en Estudios Nemo se repartieron los premios: uno al mejor apartado visual, al mejor apartado musical y otro al mejor juego.  Aunque no ganamos ninguno de los tres apartados, aunque mi compañera de arte se lo merecía, ni ganaran ninguno de mis favoritos puedo decir que fue una buena experiencia y que quiero de verdad terminar Kinetic Cauldreon, para mostrárselo al mundo entero *^*.

También te puede interesar

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*