BQ-xperience

Hace ya más de dos años que en el mercado de los móviles de gama media  aterrizó una nueva marca española: bq. Sus modelos estaban bien diseñado y presumían de llevar un largo proceso de testeo que hacía de sus diseños los más a prueba de fallos de su historia. Pero los cuentos de hadas no tienen cabida en el mundo real y ya es amplio el conjunto de usuarios antes fieles a esta marca que ven una necesidad moverse a otra marca por motivos varios:

Actualizaciones mal y a destiempo

El bq Aquaris E5 el buque insignia de la marca, traía como todos los móviles de su época el sistema operatiov Android 4.4 también conocido como KitKat. Google no tardó en sacar una versión superior, Lolipop.

Los usuarios esperaban con ansias que bq permitiese sus dispositivos actualizarse a esta versión, y lo hizo pero con un año de retraso y mal. En este año de retraso, no solo se había comprobado que la primera versión, la 5.0.0 de Android, presentaba muchos fallos sino que le había dado tiempo a lanzar los parches sucesivos 5.0.1, 5.0.2 y una actualización más estable la 5.1. ¿A qué versión actualizó bq su producto estrella? A la versión repleta de fallos la 5.0.  Este es el comienzo del fin de bq.

Malas praxis de programación

Si creías que seguir los pasos del fabricante para tener la mejor experiencia de usuario con tu móvil era lo correcto, con bq no se cumple. Si nos fijamos en el tutorial para instalar cualquier versión del sistema operativo en tu móvil que tienen ellos colgado en su web. Tienen malas prácticas de programación por las que suspenderían a cualquier alumno de carrera:

  1. Llevar los archivos a la del disco C en Windows. Los usuarios deberían poder ejecutar los controladores desde cualquier parte, por ejemplo desde la carpeta de descargas, y que se instalen correctamente sin necesidad de llevarlos a la raíz del sistema operativo. Además dicha carpeta es delicada porque facilita el acceso al sistema operativo, pudiéndolo dañar o dejar el disco duro inutilizable.
  2. Uso de scripts para la instalación.  Esto en sí no está mal, pero los usuarios que no son expertos en tecnologías de la información no tienen motivo para encontrarse con una interfaz tan desagradable como la de una consola. Y menos aún cuando falla la instalación y no hay forma de descifrar los errores o son tan ambiguos que puede ser  cualquier cosa.
  3. Falla la instalación de los controladores y para comprobar si ha tenido éxito hay que navegar y saber interpretar  el administrador de dispositivos de Windows. Al igual que el punto anterior, esto está bien para aquellos que ya tienen conocimiento sobre sistemas no para  cualquier usuario.
  4. La interfaz de usuario de la aplicación que realiza el hard reset  es horrible. El menú que te sale cuando todo finaliza adecuadamente que se muestra en el videotutorial es típico de un estudiante de programación que no tiene ni idea de como hacerlo.  En ese tipo de casos se suele usar un mensaje  afirmando que se ha terminado bien en un diálogo modal que no te permita realizar ninguna otra acción que no sea cerrar el diálogo.

Obsolescencia programada

Ya han sido muchos los que en la pasada Ludum Dare se han reído de mi por arreglar mi bq “si ya tiene dos años lo has arreglado para que se te estropee en un mes de manera irreversible, ¡cómprate otro!”.  Y no solo eso, sino anécdotas de personas que se compran el mismo modelo el mismo día y “misteriosamente” se les rompe el mismo componente el mismo día.

La obsolescencia programada de esta compañía es tan conocida que ya son los propios antiguos compradores los que te disuaden de comprarte uno de la marca.

 

Soporte técnico no tan técnico

Cuando mal funciona un dispositivo y le preguntas al fabricante como arreglarlo, lo mínimo que debe conocer el fabricante es las característica de su propio diseño.  Pues con bq ni eso. Si rellenas un formulario de soporte técnico de bq, en el que incluyes el modelo del dispositivo, el soporte técnico se limita a darte respuestas corrientes como “extraiga la batería”. Miras tu dispositivo y la batería está integrada. Pero no eres tú el tonto, son ellos que tienen un personal que no se preocupa por mirar el modelo ni darte una solución atendiendo a tu problema.

Por todo esto, podemos decir que bq no es la gran potencia que en su principio se nos vendió, y dudo mucho que vuelva a serlo.

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*