Ludum Dare Gran Canaria

    Hace un año ya que empecé a participar en el evento Ludum Dare Gran Canaria, edición a edición he visto como evolucionaba desde una competición hasta un evento de desarrollo donde se respira buen rollismo.

Conociendo la Ludum Dare Gran Canaria

   Conocí la Ludum Dare Gran Canaria por boca de unos amigos, había pasado innumerables veces por delante del cartel de la facultad pero nunca me había molestado en saber qué era, hasta que llegaron ellos y me dijeron “es hacer un videojuego en un fin de semana”.  La palabra videojuego recuperó una parte de mi que las montañas de apuntes habían enterrado: las ganas a dar vida a personajes creados por mi.

Ludum Dare Gran Canaria Verano 2015

    Por eso me presenté en la edición de verano,  ante mi desconocimiento de los motores de videojuegos decidí presentarme como dibujante. Pero también era novata en eso, nunca había hecho una animación para un juego y yo y mi equipo lo sufrimos. Aunque era un equipo donde todos al menos nos conocíamos de vista, faltaba comunicación y eso también fue en contra nuestra.

   En esta primera participación me sentí incómoda con uno de mis compañeros, y también con la minoría que presentan aún el colectivo de mujeres en este tipo de eventos. Porque,  admitámoslo, si eres mujer y hay un colectivo mixto con muy pocas mujeres, te vas a sentir más cómoda presentándote a una mujer y que ésta te presente a sus amigos que presentarte directamente a un hombre.

Ludum Dare Gran Canaria Invierno 2015

   Estos eran  los motivos por los quería montar un grupo compuesto solamente por mujeres, y casi lo tenía hasta que alguien de la organización decidió que los grupos a partir de ese momento iban a ser formados aleatoriamente.  Esa idea funcionó y por algo muy básico: todos los componentes van a dar lo mejor de sí, porque al fin de cuentas este tipo de eventos es una medalla en el currículo. Pero como siempre también están los que van por encima de todos, y no valen tanto como dicen.

    En esta edición de invierno, asumí el papel de programadora principal, puesto que había tenido durante esos cuatro meses prácticas de empresa usando Unity, pero me alegró el hecho de poder dar la oportunidad a un artista novato de darse a conocer cuando se montó lo que el artista principal y no funcionaba. Y no me decepcionó, el trabajo, hecho rápidamente sencillo y simple funcionó.  Con esto quiero mostrar que cuando se va a este tipo de eventos no hay que tener miedo de mostrar lo que uno sabe hacer.

Ludum Dare Primavera 2016

   La edición de primavera de 2016 conseguí mi objetivo, tras mucho molestar al organizador principal, pero lo conseguí: tener mi grupo conformado en exclusiva por mujeres. Lo denominé FatalFemaleVideogameFactory.  Me involucré mucho con esta idea, les conseguí unas camisetas que las diferenciarían sobre el resto de grupos, y cuando digo las diferenciarían sobre el resto de grupos digo que vendría seguro la televisión a entrevistarlas. Y así fue salimos en la televisión autonómica.

   Lo mejor de este grupo fue enseñar a las programadoras junior, un trabajo difícil porque tenías que indicarle lo que tenían que buscar a la vez que intentabas terminar la tarea que tenías que hacer y el estrés a veces me superaba. Pero, ¿a quién no en este tipo de eventos a contra reloj? En esa edición, fue la primera vez que me dije “me siento orgullosa de este juego”.   De hecho hubo intenciones de continuar el desarrollo, pero éramos todas estudiantes y nadie tuvo nunca tiempo.  Pero el simple hecho de que nos viniesen los redactores de Gamika a decirnos que este juego tiene futuro nos hizo felices a todas.

Ludum Dare Verano 2016

    Moverme tanto por las cosas que me gustan tiene su lado “malo”: tu motivación le gusta a la organización y “absorben”, para esta edición formé parte de la organización del evento. Esta vez, Las tareas no fueron distribuir las tareas entre los miembros del equipo,  ni hacer la inteligencia artificial para los enemigos sino mover muebles, buscar los monitores para los talleres, tener reuniones con los demás, mandar y recibir correos así como tomar decisiones.

     La verdad estuve en tensión hasta que llegó la hora del feedback final cuando aparecieron mensajes de “todo perfecto”. Solo entonces me relajé, les había gustado el evento. Todas las horas echadas en la organización habían tomado forma de sonrisa y de nuevas amistades. Solo por ello mereció la pena todo el trabajo.

    Pero todo tiene un fin, a partir de septiembre espero comenzar los estudios de máster por lo que no voy a estar tan presente en la organización como en la última edición. Eso sí, dejo la organización en manos de voluntarios trabajadores y en los que confío.

¡Nos vemos en la edición de Diciembre!

Si estás viendo este artículo desde Blogger(lauralaureus.blogspot.com.es): sigue este blog en el botón azul “Seguir” que tienes a la derecha.

Si estás viendo este artículo desde WordPress(lauralaureus.ideonica.com): guarda este blog en tus marcadores 😛

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*